jueves, 3 de abril de 2008

Abril 2

El viento y el inmenso mar no golpean mas que una larga ilusión difícil de olvidar.
Las mismas botas, los mismos cuerpos, el mismo sonido de la muerte.
Distinta historia, distinta nostalgia, distinta soledad.
Afuera en el fino y preciso trazado del mapa, el mismo silencio, otra guerra, el mismo hombre.
¿Que se quiere recordar cuando se habla de Malvinas?
Que dolor difícil para la memoria.
No existe si no lo recuerdas. Con olvidar también se puede matar.

6 comentarios:

Donna Pinciotti dijo...

Exacto. Cuando la gente se obliga a olvidar, repite la misma historia.

presente.
beso

Macha Arce dijo...

Gracias por tu visita, biemvenida y exitos con tu blog! lo visitare mas seguido.

Ver el mundo es esquivarlo dijo...

Bien boludoooooooooooo! Lindo texto, muy lindo.
Dejaste muy conforme al mal llevado de tu amigo. jajaja. Un abrazo, nos vemos en unos dias.
Pd: quiero mi bufanda!!!

Macha dijo...

Gracias amigo! mira con respecto a la bufanda..lo discutimos, no lo negociamos. Un abrazo. jejeje

Anónimo dijo...

muy bueno. Debería haber mas conciencia entre los argentinos de la profunda herida que dejó malvinas... y que gente que escriba con tanta pasión y sentimiento, hace renacer la esperanza de que la lucha sigue, que la cuestión no debe nunca claudicar y que en los corazones de cada argentino no se apague jamás la llama de nuestra soberanía. Joaquin Romano Norri

Macha dijo...

La herida la dejamos mas bien nosotros sobre malvinas. Es un dolor y un recuerdo dificil para la memoria porque se pueden encontrar muchas cosas. El que andaba matando murio, el que desapegaba a las familias quedo solo y abvandonado; No se trata de patria ni soberania, sino del ser humano.Cuanto costamos? Se perdieron vidas y se escribio una historia para que nunca las contemos. Abrazos